Los docentes enfrentan nuevo roles y retos frente a la sociedad de la información y conocimiento, tanto laboral como social. Las nuevas tendencias van en busca de un sistema amplio, inclusivo, accesible que se desarrolle dentro y fuera del aula de clase, sin barreras, sin fronteras e innovadora.

Entonces, nos podríamos preguntar ¿Nuestros estudiantes están en edad y capacidad para llevar una vida escolar digital? El hecho de que ellos manejen tecnología muy fácilmente, que es parte de su vida cotidiana, no es sinónimo de una correcta alfabetización digital ya que se tiene un aprendizaje espontáneo, no estructurado, que ocurre en sus actividades diarias, que tienen lugar en diferentes entornos y que lamentablemente no son explotadas posteriormente. Muchos saben que es un enlace, pero si pides que te indiquen la “URL”, no entienden lo que se les pregunta, por ello hay una necesidad de educar a los estudiantes y profesores por igual en la gramática de la web. Por ejemplo: ¿Saben nuestros estudiantes cómo determinar si un sitio web es creíble?

De allí que el profesor que desea integrar las TIC’s en el ámbito educativo, debe transformarse, para adaptarse a los nuevos roles y retos que le depara el aprendizaje electrónico, adquirir nuevas competencia y conocimiento:

  1. La capacidad de formular y especificar que prácticas tecnológicas utilizarán y como serán implementadas en el salón de clases.
  2. La capacidad de integrar las TIC en el currículo.
  3. La utilización de las tecnologías digitales, para la elaboración de algún material o la realización de actividades dentro del aula.
  4. El manejo de software y el hardware, así como aplicaciones específicas.
  5. Conocimientos sobre el funcionamiento de las TIC y su aplicación dentro del salón de clases.
  6. Conocimientos sobre los recursos web, para complementar los contenidos de las diferentes materias que este imparte en sus clases.
  7. La habilidad para motivar a sus alumnos para el uso de las tic dentro y fuera del aula
  8. La habilidad para elaborar modelos de experimentación que le permitan un mejor uso de las TIC´S.

Asimismo, hay existen competencias que deben poseer y adquirir los docentes en el ámbito tecnológicos:

  • Conocimientos teóricos y prácticos que le permitan al docente la capacidad para elegir las herramientas tecnológicas que desea aplicar a su aula de clases.
  • Dominio y conocimiento de las TIC´S para la comunicación y la formación permanente.

El papel del docente debe tomar un rumbo diferente, es decir adquirir y desarrollar las habilidades que posee para transformarse en:

  1. Un orientador o guía de aprendizaje. Desarrollando en sus alumnos el razonamiento y la búsqueda de nuevos conocimientos a través de las TIC.
  2. Un conocedor y manipulador de todo tipo de TIC, ya que será el encargado de evaluar los recursos tecnológicos que se utilizaran en el aula.

El reto del profesor es un cambio de actitud, pasar de ser un mero transmisor de conocimiento a un guía del proceso de aprendizaje, asumiendo nuevos roles en la era digital para dinamizar,  asesorar y facilitar contenidos y herramientas TIC con respecto a los estilos de aprendizaje de sus estudiantes, apoyándolos para que logren su autonomía en el aprendizaje, además, de saber relacionarse (interacción tutor-estudiantes, estudiante-tutor), retroalimentando y sugestionando en el proceso de autonomía, creatividad y confianza, ya que se aprende siendo y haciendo y este tipo de aprendizaje que puede aplicar el facilitador es provechoso para ambos: profesor/estudiante.